Arquitectura Penitenciaria

Arq. Silvina Montoya

ANEXO I

CONDICIONES BÁSICAS DE HABITABILIDAD DE LOS ESTABLECIMIENTOS DEPENDIENTES DEL SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL”

  1. I.SECTORES DE ALOJAMIENTO.
    1. 1.1En establecimientos construidos y habilitados antes del año 2000, se admitirán que las celdas tengan las siguientes dimensiones mínimas:
    2. 1.2En establecimientos construidos y habilitados después del año 2000, o a construir, se exigirá que las celdas tengan las siguientes dimensiones mínimas.
    3. 2.1En establecimientos construidos y habilitados antes del año 2000, se admitirán que los dormitorios tengan las siguientes dimensiones mínimas.

I.1. Alojamiento individual:

Superficie conformada por un local que posibilita el alojamiento de un único individuo, y que usualmente se denomina celda.

Las celdas pueden contener instalaciones sanitarias (inodoro y lavatorio).

  • Superficie      mínima: 3,25 m2
  • Volumen      mínimo: 8,00 m3     

En estas situaciones de dimensiones mínimas, se deberán disponer medidas adicionales en atención a procurarle al interno la disposición de espacio extraordinario que le posibilite movilizarse.

  • Lado      mínimo: 2,20 m
  • Altura      mínima: 2,45 m
  • Superficie      mínima, cuando la celda cuenta con instalación sanitaria: 7,50 m2
  • Superficie      mínima, cuando la celda no cuenta con instalación sanitaria: 7,00 m2
  • Volumen      mínimo: 17,00 m3

Leer más...

1

Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos

Adoptadas por el Primer Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y

Tratamiento del Delincuente, celebrado en Ginebra en 1955, y aprobadas por el Consejo

Económico y Social en sus resoluciones 663C (XXIV) de 31 de julio de 1957 y 2076 (LXII)

de 13 de mayo de 1977

Observaciones preliminares

1. El objeto de las reglas siguientes no es de describir en forma detallada un sistema penitenciario

modelo, sino únicamente establecer, inspirándose en conceptos generalmente admitidos en

nuestro tiempo y en los elementos esenciales de los sistemas contemporáneos más adecuados, los

principios y las reglas de una buena organización penitenciaria y de la práctica relativa al

tratamiento de los reclusos.

2. Es evidente que debido a la gran variedad de condiciones jurídicas, sociales, económicas y

geográficas existentes en el mundo, no se pueden aplicar indistintamente todas las reglas en todas

partes y en todo tiempo. Sin embargo, deberán servir para estimular el esfuerzo constante por

vencer las dificultades prácticas que se oponen a su aplicación, en vista de que representan en su

conjunto las condiciones mínimas admitidas por las Naciones Unidas.

3. Además, los criterios que se aplican a las materias a que se refieren estas reglas evolucionan

constantemente. No tienden a excluir la posibilidad de experiencias y prácticas, siempre que éstas

se ajusten a los principios y propósitos que se desprenden del texto de las reglas. Con ese espíritu,

la administración penitenciaria central podrá siempre autorizar cualquier excepción a las reglas.

Leer más...